Inicio > Escritores, Lenguaje, Literatura > RAFAEL ALBERTI

RAFAEL ALBERTI

Acabas de leer Y escuchar varios poemas de Rafael Alberti Para conocer mejor a este escritor te proponemos que visites los dos enlaces que tienes al final de esta entrada y aportes, en forma de comentario, algun tipo de información que te parezca interesante, sobre la vida y las obras que escribió este autor. Para poder puntuarte positivamente no podrás repetir ningún comentario que haya hecho algún compañero/a con anterioridad, así es que asegúrate bien, leyendo todos los comentarios, de que la información que aportas no la ha escrito antes nadie. Al final haremos un resumen con todos los datos que introduzcais.

 

ENLACE 1 (LOS POETAS)

ENLACE 2 (POEMAS DEL ALMA)

Anuncios
  1. 30 noviembre, 2010 en 14:52

    Rafael Alberti Merello nacío en el Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 – 28 de octubre de 1999) fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta, miembro de la Generación del 27. Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literatura española, cuenta en su haber con numerosos premios y reconocimientos, y murió a los 97 años en 1999.

  2. María Ruiz Paton
    30 noviembre, 2010 en 15:01

    En 1917 se traslada a Madrid con su familia. Rafael decide seguir su vocación de pintor demostrando gran capacidad estética para captar el vanguardismo de la época. Consigue exponer en el Salón de Otoño y en Ateneo de Madrid.

    En 1920 muere su padre. Ante el cuerpo yaciente de su progenitor Rafael escribe sus primeros versos. Nace el Alberti poeta. Una afección pulmonar le obliga a desplazarse a la localidad segoviana de San Rafael, en la sierra de Guadarrama. En el retiro comienza a trabajar los versos que luego formarían “Marinero en tierra”.

    A FEDERICO GARCÍA LORCA

    Sal tú, bebiendo campos y ciudades,
    en largo ciervo de agua convertido,
    hacia el mar de las albas claridades,
    del martín-pescador mecido nido;

    que yo saldré a esperarte, amortecido,
    hecho junco, a las altas soledades,
    herido por el aire y requerido
    por tu voz, sola entre las tempestades.

    Deja que escriba, débil junco frío,
    mi nombre en esas aguas corredoras,
    que el viento llama, solitario, río.

    Disuelto ya en tu nieve el nombre mío,
    vuélvete a tus montañas trepadoras,
    ciervo de espuma, rey del monterío.

  3. Noelia Zamora Urda
    30 noviembre, 2010 en 15:01

    Tras la Guerra Civil Española se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista de España. A su vuelta a España, tras el fin de la dictadura franquista, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía en 1983 y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz en 1985.[2

  4. isabel rodriguez gomez
    30 noviembre, 2010 en 16:04

    A partir de 1934 inicia una gira por varios paises americanor y, en 1936 año de la muerte de Lorca interviene en España una campaña por el frente popular.

  5. erika torres alises
    30 noviembre, 2010 en 17:02

    En 1920 muere su padre. Ante el cuerpo yaciente de su progenitor Rafael escribe sus primeros versos. Nace el Alberti poeta. Una afección pulmonar le obliga a desplazarse a la localidad segoviana de San Rafael, en la sierra de Guadarrama. En el retiro comienza a trabajar los versos que luego formarían “Marinero en tierra”

  6. rrc W.G.
    30 noviembre, 2010 en 17:17

    La última etapa, está caracterizada por los escritos nostálgicos, escritos desde el destierro, después de la derrota de la República, en la Guerra Civil Española. Son ejemplos de este estilo: “Entre el clavel y la espada” (1941), “El adefesio” (1944), “La gallarda” (1945) “A la pintura” (1948), “Retornos de lo vivo lejano” (1952), “Oda marítima”, “Baladas y canciones del Paraná” (1953), “Abierto a todas horas” (1964), “Roma, peligro para caminantes” (1968) y “Canciones para Altair”, poma erótico aparecido en 1988.

    Recibió el Premio Lenín de la Paz en 1966 y el Premio Cervantes en 1983.

    Regresó a España en 1977 y falleció en su ciudad natal el 28 de 0ctubre de 1999.

  7. erika torres alises
    30 noviembre, 2010 en 18:17

    Rafael Alberti nació en una familia de origen italiano que se dedicaba al negocio del vino en Cádiz. Tuvo una infancia despreocupada y libre de tutela hasta que es ingresado en el colegio de jesuitas San Luis Gonzaga del Puerto donde recibe una educación estricta y tradicional.

    La atmósfera asfixiante y la disciplina chocaban con el espíritu del joven que empezó a obtener malos resultados académicos, siendo expulsado en 1916 por mala conducta. No superó el cuarto año de bachillerato.

  8. Carlos Rodríguez-Bobada Molina
    30 noviembre, 2010 en 19:01

    Rafael Alberti Merello (El Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 – ibídem, 28 de octubre de 1999)

    Rafael Alberti nació en una familia de origen italiano que se dedicaba al negocio del vino en Cádiz. Tuvo una infancia despreocupada y libre de tutela hasta que es ingresado en el colegio de jesuitas San Luis Gonzaga del Puerto donde recibe una educación estricta y tradicional.

    La atmósfera asfixiante y la disciplina chocaban con el espíritu del joven que empezó a obtener malos resultados académicos, siendo expulsado en 1916 por mala conducta. No superó el cuarto año de bachillerato.

    En 1917 se traslada a Madrid con su familia. Rafael decide seguir su vocación de pintor demostrando gran capacidad estética para captar el vanguardismo de la época. Consigue exponer en el Salón de Otoño y en Ateneo de Madrid.

    En 1920 muere su padre. Ante el cuerpo yaciente de su progenitor Rafael escribe sus primeros versos. Nace el Alberti poeta. Una afección pulmonar le obliga a desplazarse a la localidad segoviana de San Rafael, en la sierra de Guadarrama. En el retiro comienza a trabajar los versos que luego formarían “Marinero en tierra”.

    Restablecido regresa a Madrid donde empieza a frecuentar la Residencia de Estudiantes y se rodea de otros poetas. Conoce a Federico García Lorca, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego y otros jóvenes autores que van a constituir el más brillante grupo poético del siglo XX.

    En 1925 recibe el Premio Nacional de Literatura por “Marinero en Tierra”[3] convirtiéndose en una figura preeminente de la lírica española.

    En 1927, con ocasión del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora, aquel grupo de poetas decide rendir un homenaje en el Ateneo de Sevilla al maestro del barroco español. Aquel acto supuso la consolidación de la llamada Generación del 27, protagonista de la edad de plata de la poesía española.

    En los años siguientes Alberti sufre una crisis existencial debida a su delicada salud, sus penurias económicas y la pérdida de la fe. La evolución de su conflicto interior se manifiesta en su poesía de estos años. Prueba de fuego de la que renacerá con nuevas convicciones e ideales. Nace el Alberti comprometido con la política, en plena dictadura del general Primo de Rivera. Participa en revueltas estudiantiles, apoya el advenimiento de la II República y se afilia al Partido Comunista. Para él, la poesía se convierte en un arma necesaria para sacudir conciencias, una forma de cambiar el mundo.[4]

    En 1930 conoce a María Teresa León con la que funda la revista revolucionaria “Octubre”. Viaja a la Unión Soviética donde asiste a una reunión de escritores antifascistas.

    En 1936 estalla la Guerra Civil. Durante este periodo Alberti fue miembro de la Alianza de Intelectuales Antifascistas junto con otros autores como María Zambrano, Ramón Gómez de la Serna, Miguel Hernández, José Bergamín, Rosa Chacel, Luis Buñuel, Luis Cernuda, Pedro Garfias, Juan Chabás, Manuel Altolaguirre entre otros. En su actividad, además de la propiamente cultural, se hicieron manifiestos, charlas y llamamientos contra el ascenso del fascismo que representaba el Ejército sublevado de Franco, así como la realización de boletines y publicaciones entre las que destacó El Mono Azul. Rafael Alberti colabora en salvar los cuadros del Museo del Prado de los bombardeos, acoge a intelectuales de todo el mundo que apoyaban a la República y llama a la resistencia del Madrid asediado recitando versos que se difunden hasta los frentes de batalla. .

    Tras la derrota republicana, Alberti y María Teresa León se ven obligados a exiliarse. Se trasladan a París hasta que el gobierno de Pétain les retira el permiso de trabajo por ser considerados comunistas peligrosos. En 1940 y ante la amenaza alemana, se trasladan a Chile acompañados por Pablo Neruda.

    A partir de entonces Rafael Alberti vive un largo exilio que le llevará a Buenos Aires y Roma. No regresa a España hasta 1977, después de la muerte del dictador Franco. Ese año es elegido como diputado al Congreso en las listas del Partido Comunista, pero no tarda en renunciar al escaño porque lo que desea es estar en contacto con el pueblo.[5]

    A partir de entonces asiste a recitales, conferencias y homenajes multitudinarios. No consiguió sillón en la Academia, pero obtuvo Alberti el mayor reconocimiento literario, el Cervantes, que se adjudicó en 1983. Antes había sido distinguido con galardones internacionales como el Lenin de la Paz (1965) y el premio Roma de Literatura (1991), además del Nacional de Teatro (1980). Renunció al otro gran galardón de las letras españolas, el Príncipe de Asturias, debido a sus fuertes convicciones republicanas.

    El 28 de octubre de 1999 murió en su casa de El Puerto de Santa María, en su pueblo natal. Sus cenizas fueron esparcidas en el mismo mar de su infancia, aquel que cantó en su obra “Marinero en Tierra”.

  9. alvaro
    30 noviembre, 2010 en 19:03

    Nació el 16 de diciembre de 1902.En 1924, residiendo en Madrid fue galardonado, por su primer libro de poemas “Marinero en ti.En 1930, surgen sus poesías políticas, de corte anarquista, como por ejemplo “Con los zapatos puestos tengo que morirerra” y su padre lo alego del mar que es el sitio que mas le gusta.

  10. Raul Hernandez Criado
    30 noviembre, 2010 en 19:44

    Lo que a mi más me ha gustado de la biografía de Rafael Alberti ha sido cuando en 1924 le dieron el premio nacional de Literatura

  11. Raúl Vizcaíno Martín-Consuegra
    30 noviembre, 2010 en 20:24

    Rafael Alberti nació en 1902 a el 1999 en El Puerto de Santa María pueblo de Cádiz que primeró se dedicó a la pintura y luego cambió y en 1924 le concedieron el Premio Nacional de Literatura por su gran libro llamado marinero en tierra.
    Le gustaba mucho el mar.
    Eso es lo que a mi me ha gustado de Rafael Alberti.

  12. Sonia Palomino Vela
    30 noviembre, 2010 en 20:32

    Por expreso deseo del poeta, sus restos mortales fueron incinerados y
    sus cenizas serán devueltas a las aguas de la Bahía de Cádiz, a la que tan
    estrechamente vinculadas han estado su vida y su obra. En el Puerto de
    Santa María, localidad de la que era además alcalde honorario, se declararon
    tres días de luto y se le rindió un homenaje popular.

  13. Sonia Palomino Vela
    30 noviembre, 2010 en 20:36

    Funerales

    ¡Pescadores, pescadores,
    lanzad el arpón al viento
    y en banderas sin colores
    izad vuestro sentimiento!

    Lloren los ojos del puente
    las aguas de treinta ríos;
    que el puño de la corriente
    rompa en el mar los navíos.

    ¡Lampiños guardias marinas,
    que alegres guardáis las olas,
    giman las negras bocinas
    y callen las caracolas!

    ¡Marineras, marineras,
    mujeres del aire frío,
    regad vuestras cabelleras
    negras por el playerío!

    ¡Sal hortelana del mar,
    flotando, sobre tu huerto,
    desnuda, para llorar
    por el marinero muerto!

    Llueve sobre el agua, llueve
    nieve negra de alga fría.
    Entre glaciares de nieve,
    abierta, la tumba mía.

    ¡Funerales de las olas!
    ¡El viento, en los arenales!
    Entre apagadas farolas
    se hunden mis funerales.

  14. Sonia Palomino Vela
    30 noviembre, 2010 en 20:40

    La niña que se va al mar

    ¡Qué blanca lleva la falda
    la niña que se va al mar!

    ¡Ay niña, no te la manche
    la tinta del calamar!

    ¡Qué blancas tus manos, niña,
    que te vas sin suspirar!

    ¡Ay niña, no te las manche
    la tinta del calamar!

    ¡Qué blanco tu corazón
    y qué blanco tu mirar!

    ¡Ay niña, no te los manche
    la tinta del calamar!

    Biografía

    Desde el exilio Con su compañera, la también escritora María Teresa León, se vio
    obligado a exiliarse después de la derrota de la República en la Guerra Civil
    española. Vivió en Argentina hasta 1962. A partir de ese año residió
    en Roma, y no regresó a España hasta 1977; fue elegido diputado por la
    provincia de Cádiz. El poeta recoge su vida durante los años de destierro en La arboleda perdida (1959 y 1987).
    Entre la poesía no política de Alberti, posterior a 1939, destacan
    Entre el clavel y la espada, de 1941, y A la pintura, de 1948, un
    brillante intento de describir un arte en términos de otro.

    Sola

    La que ayer fue mi querida
    va sola entre los cantuesos.
    Tras ella, una mariposa
    y un saltamonte guerrero.

    Tres veredas:
    Mi querida, la del centro.
    La mariposa, la izquierda.
    Y el saltamonte guerrero,
    saltando, por la derecha.

    Biografía

    En
    Retornos de lo vivo lejano, de 1952, y Baladas y canciones del Paraná,
    libro de poemas publicado el año siguiente, incluye canciones muy
    cercanas a las de Marinero en tierra que ofrecen un universo
    nostálgico del que no está ausente la ironía. Algo que vuelve a
    ocurrir en el primer libro que publicó a su regreso a Europa, Roma,
    peligro de caminantes, de 1968. Al lado de estos poemarios, están los poemas más estrictamente políticos inspirados por las circunstancias, como las muy conocidas Coplas de Juan Panadero, de 1949, y La primavera de los pueblos, de 1961.

    Elegía

    Las cochinillas de humedad,
    las mariquitas de San Antón,
    también vagaba la lombriz
    y patinaba el caracol.

    Infancia mía en el jardín;

    ¡Reina de la jardinería!
    El garbanzo asomaba su nariz
    y el alpiste en la jaula se moría.

    Infancia mía en el jardín:

    La planta de los suspiros
    el aire la deshacía.

  15. Miguel Gómez Limón Torres
    30 noviembre, 2010 en 20:43

    Lo que más me gusta de su vida es que en la maravillosa y bonita ciudad de Cádiz

  16. Raúl Escuderos
    30 noviembre, 2010 en 20:56

    Lo que mas me a gustado es que ha recibido muchos
    premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Lenin de la Paz, en 1966, y el
    Premio Cervantes, en 1983. El 28 de octubre de 1999 falleció Rafael Alberti, el último exponente de la generación del 27 y figura clave de la poesía española de todos los tiempos

  17. david romero
    30 noviembre, 2010 en 21:22

    (El Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 – ibídem, 28 de octubre de 1999) fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta, miembro de la Generación del 27. Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literatura española,[1] cuenta en su haber con numerosos premios y reconocimientos. Murió a los 97 años en 1999.

    Tras la Guerra Civil Española se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista de España. A su vuelta a España, tras el fin de la dictadura franquista, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía en 1983 y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz en 1985.[2Rafael Alberti nació en una familia de origen italiano que se dedicaba al negocio del vino en Cádiz. Tuvo una infancia despreocupada y libre de tutela hasta que es ingresado en el colegio de jesuitas San Luis Gonzaga del Puerto donde recibe una educación estricta y tradicional.

    La atmósfera asfixiante y la disciplina chocaban con el espíritu del joven que empezó a obtener malos resultados académicos, siendo expulsado en 1916 por mala conducta. No superó el cuarto año de bachillerato.

    En 1917 se traslada a Madrid con su familia. Rafael decide seguir su vocación de pintor demostrando gran capacidad estética para captar el vanguardismo de la época. Consigue exponer en el Salón de Otoño y en Ateneo de Madrid.

    En 1920 muere su padre. Ante el cuerpo yaciente de su progenitor Rafael escribe sus primeros versos. Nace el Alberti poeta. Una afección pulmonar le obliga a desplazarse a la localidad segoviana de San Rafael, en la sierra de Guadarrama. En el retiro comienza a trabajar los versos que luego formarían “Marinero en tierra”.

    Restablecido regresa a Madrid donde empieza a frecuentar la Residencia de Estudiantes y se rodea de otros poetas. Conoce a Federico García Lorca, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego y otros jóvenes autores que van a constituir el más brillante grupo poético del siglo XX.

    En 1925 recibe el Premio Nacional de Literatura por “Marinero en Tierra”[3] convirtiéndose en una figura preeminente de la lírica española.

    En 1927, con ocasión del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora, aquel grupo de poetas decide rendir un homenaje en el Ateneo de Sevilla al maestro del barroco español. Aquel acto supuso la consolidación de la llamada Generación del 27, protagonista de la edad de plata de la poesía española.

  18. david romero
    30 noviembre, 2010 en 21:23

    En los años siguientes Alberti sufre una crisis existencial debida a su delicada salud, sus penurias económicas y la pérdida de la fe. La evolución de su conflicto interior se manifiesta en su poesía de estos años. Prueba de fuego de la que renacerá con nuevas convicciones e ideales. Nace el Alberti comprometido con la política, en plena dictadura del general Primo de Rivera. Participa en revueltas estudiantiles, apoya el advenimiento de la II República y se afilia al Partido Comunista. Para él, la poesía se convierte en un arma necesaria para sacudir conciencias, una forma de cambiar el mundo.[4]

    En 1930 conoce a María Teresa León con la que funda la revista revolucionaria “Octubre”. Viaja a la Unión Soviética donde asiste a una reunión de escritores antifascistas.

    En 1936 estalla la Guerra Civil. Durante este periodo Alberti fue miembro de la Alianza de Intelectuales Antifascistas junto con otros autores como María Zambrano, Ramón Gómez de la Serna, Miguel Hernández, José Bergamín, Rosa Chacel, Luis Buñuel, Luis Cernuda, Pedro Garfias, Juan Chabás, Manuel Altolaguirre entre otros. En su actividad, además de la propiamente cultural, se hicieron manifiestos, charlas y llamamientos contra el ascenso del fascismo que representaba el Ejército sublevado de Franco, así como la realización de boletines y publicaciones entre las que destacó El Mono Azul. Rafael Alberti colabora en salvar los cuadros del Museo del Prado de los bombardeos, acoge a intelectuales de todo el mundo que apoyaban a la República y llama a la resistencia del Madrid asediado recitando versos que se difunden hasta los frentes de batalla. .

    Tras la derrota republicana, Alberti y María Teresa León se ven obligados a exiliarse. Se trasladan a París hasta que el gobierno de Pétain les retira el permiso de trabajo por ser considerados comunistas peligrosos. En 1940 y ante la amenaza alemana, se trasladan a Chile acompañados por Pablo Neruda.

    A partir de entonces Rafael Alberti vive un largo exilio que le llevará a Buenos Aires y Roma. No regresa a España hasta 1977, después de la muerte del dictador Franco. Ese año es elegido como diputado al Congreso en las listas del Partido Comunista, pero no tarda en renunciar al escaño porque lo que desea es estar en contacto con el pueblo.[5]

    A partir de entonces asiste a recitales, conferencias y homenajes multitudinarios. No consiguió sillón en la Academia, pero obtuvo Alberti el mayor reconocimiento literario, el Cervantes, que se adjudicó en 1983. Antes había sido distinguido con galardones internacionales como el Lenin de la Paz (1965) y el premio Roma de Literatura (1991), además del Nacional de Teatro (1980). Renunció al otro gran galardón de las letras españolas, el Príncipe de Asturias, debido a sus fuertes convicciones republicanas.

    El 28 de octubre de 1999 murió en su casa de El Puerto de Santa María, en su pueblo natal. Sus cenizas fueron esparcidas en el mismo mar de su infancia, aquel que cantó en su obra “Marinero en Tierra”.

  19. david romero
    30 noviembre, 2010 en 21:24

    Rafael Alberti 1978.Es, seguramente, el libro mayor del poeta, que prolongará sus tonos apocalípticos en Sermones y moradas, escrito entre 1929 y 1930, para cerrar el ciclo surreal con el humor de Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos (1929), en donde se recogieron poemas dedicados a los grandes cómicos del cine mudo.

    La identificación de conducta privada y pública, que puede ser considerada un rasgo definidor del surrealismo, se traduce en Alberti en una toma de posición ideológica cercana al comunismo, que lo conduce al ámbito de la poesía política, cuya primera manifestación es la elegía cívica Con los zapatos puestos tengo que morir (1930). Con el establecimiento de la Segunda República Española (1931), Alberti se escora hacia las posiciones del marxismo. Los poemas de estos años serán recogidos en Consignas (1933), Un fantasma recorre Europa (1933), 13 bandas y 48 estrellas (1936), Nuestra diaria palabra (1936) y De un momento a otro (1937), en un conjunto que el autor llamaría El poeta en la calle (1938). Hay que añadir la elegía Verte y no verte (1935), dedicada a Ignacio Sánchez Mejías. El ciclo es desigual, pero hay logros notables.
    Monumento a Rafael Alberti en la Plaza del Polvorista, en El Puerto de Santa María.

    En el destierro, se inicia el último ciclo de Alberti. De la poesía no política cabe destacar Entre el clavel y la espada (1941); A la pintura (1948), retablo sobre los temas y figuras del arte pictórico; Retornos de lo vivo lejano (1952) y Oda marítima seguida de Baladas y canciones del Paraná (1953), vertebrados por el tema de la nostalgia, en los que el verso culto alterna con el neopopular, y con momentos de alta calidad, que reaparecen en Abierto a todas horas (1964) y en el primer libro «europeo», Roma, peligro para caminantes (1968). La última producción albertiana es muy copiosa, sin que falte el poeta erótico, como en Canciones para Altair (1988).

    La obra dramática albertiana está integrada por El hombre deshabitado (1930), Fermín Galán (1931), De un momento a otro (1938-39), El trébol florido (1940), El adefesio (1944), La Gallarda (1944-45) y Noche de guerra en el Museo del Prado (1956), además de adaptaciones y algunas piezas cortas.

    En un segundo momento, una nueva tradición sucederá a la cancioneril: la de Góngora. El resultado es Cal y canto (1929, pero escrito entre 1926 y 1927). El gongorismo está en la profunda transfiguración estilística a que se someten los temas. En este libro aparecen unos tonos sombríos que anticipan a Sobre los ángeles (1929, pero escrito entre 1927 y 1928)Sobre los ángeles —que abre la tercera etapa; esto es, la surrealista— nace como consecuencia de una grave crisis personal y en el marco de la crisis estética general común entonces a todo el arte de Occidente. El clasicismo anterior salta deshecho y, aunque todavía el poeta recurra a formas métricas

  20. david romero
    30 noviembre, 2010 en 21:28

    * E. de Zuleta, «La poesía de Rafael Alberti», en Cinco poetas españoles (Madrid, 1971)
    * Kurt Spang, Inquietud y nostalgia. La poesía de Rafael Alberti (Pamplona, 1973)
    * S. Salinas de Marichal, El mundo poético de Rafael Alberti (Madrid, 1975)
    * J. L. Tejada, Rafael Alberti entre la tradición y la vanguardia (Madrid, 1976)
    * Ricardo Senabre, La poesía de Rafael Alberti (Salamanca, 1977)
    * A. Jiménez Millán, La poesía de Rafael Alberti (1930–1939) (Cádiz, 1984)
    * Rafael Alberti, Obras completas, I. Poesía (1920–1938), introducción de Luis García Montero (Madrid, 1988).
    * Paz Pasamar, P. En torno a Rafael Alberti y las Américas, Cádiz, Anales de la Fundación Rafael Alberti, Puerto de Santa María, 2001.
    * Bailecito de bodas
    Rafael Alberti nació en una familia de origen italiano que se dedicaba al negocio del vino en Cádiz. Tuvo una infancia despreocupada y libre de tutela hasta que es ingresado en el colegio de jesuitas San Luis Gonzaga del Puerto donde recibe una educación estricta y tradicional.

    La atmósfera asfixiante y la disciplina chocaban con el espíritu del joven que empezó a obtener malos resultados académicos, siendo expulsado en 1916 por mala conducta. No superó el cuarto año de [[bachillerato]].

    En [[1917]] se traslada a [[Madrid]] con su familia. Rafael decide seguir su vocación de pintor demostrando gran capacidad estética para captar el [[vanguardismo]] de la época. Consigue exponer en el Salón de Otoño y en [[Ateneo de Madrid]].

    En [[1920]] muere su padre. Ante el cuerpo yaciente de su progenitor Rafael escribe sus primeros versos. Nace el Alberti poeta. Una afección pulmonar le obliga a desplazarse a la localidad segoviana de [[San Rafael (Segovia)|San Rafael]], en la sierra de Guadarrama. En el retiro comienza a trabajar los versos que luego formarían “[[Marinero en tierra]]”.

    Restablecido regresa a Madrid donde empieza a frecuentar la [[Residencia de Estudiantes]] y se rodea de otros poetas. Conoce a [[Federico García Lorca]], [[Pedro Salinas]], [[Jorge Guillén]], [[Vicente Aleixandre]], [[Gerardo Diego]] y otros jóvenes autores que van a constituir el más brillante grupo poético del [[siglo XX]].

    En [[1925]] recibe el [[Premio Nacional de Literatura]] por “Marinero en Tierra”[http://hemerotecadigital.bne.es/datos1/numeros/internet/Madrid/Sol,%20El%20%28Madrid.%201917%29/1925/192506/19250613/19250613_00000.pdf#search=%22rafael%20alberti%22&page=6 El concurso nacional de literatura ofrece el primer premio a ”Marinero en tierra” de Rafael Alberti” Diario El Sol, 13 de Junio de 1925] convirtiéndose en una figura preeminente de la lírica española.En [[1927]], con ocasión del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora, aquel grupo de poetas decide rendir un homenaje en el Ateneo de [[Sevilla]] al maestro del [[barroco]] español. Aquel acto supuso la consolidación de la llamada [[Generación del 27]], protagonista de la [[Edad de Plata de las letras y ciencias españolas|edad de plata de la poesía española]].

    En los años siguientes Alberti sufre una crisis existencial debida a su delicada salud, sus penurias económicas y la pérdida de la fe. La evolución de su conflicto interior se manifiesta en su poesía de estos años. Prueba de fuego de la que renacerá con nuevas convicciones e ideales. Nace el Alberti comprometido con la [[política]], en plena dictadura del general [[Miguel Primo de Rivera|Primo de Rivera]]. Participa en revueltas estudiantiles, apoya el advenimiento de la [[II República]] y se afilia al [[Partido Comunista]]. Para él, la poesía se convierte en un arma necesaria para sacudir conciencias, una forma de cambiar el mundo.[http://cvc.cervantes.es/ACTCULT/alberti/sobre_poeta/sobre09.htm “Alberti y la Política”]

    En [[1930]] conoce a [[María Teresa León]] con la que funda la revista revolucionaria “Octubre”. Viaja a la [[Unión Soviética]] donde asiste a una reunión de escritores antifascistas.

    En [[1936]] estalla la [[Guerra Civil Española|Guerra Civil]]. Durante este periodo Alberti fue miembro de la [[Alianza de Intelectuales Antifascistas]] junto con otros autores como [[María Zambrano]], [[Ramón Gómez de la Serna]], [[Miguel Hernández]], [[José Bergamín]], [[Rosa Chacel]], [[Luis Buñuel]], [[Luis Cernuda]], [[Pedro Garfias]], [[Juan Chabás]], [[Manuel Altolaguirre]] entre otros. En su actividad, además de la propiamente cultural, se hicieron manifiestos, charlas y llamamientos contra el ascenso del [[fascismo]] que representaba el Ejército sublevado de [[Francisco Franco|Franco]], así como la realización de boletines y publicaciones entre las que destacó [[El Mono Azul]]. Rafael Alberti colabora en salvar los cuadros del [[Museo del Prado]] de los bombardeos, acoge a intelectuales de todo el mundo que apoyaban a la República y llama a la resistencia del Madrid asediado recitando versos que se difunden hasta los frentes de batalla.
    .

    Tras la derrota republicana, Alberti y María Teresa León se ven obligados a exiliarse. Se trasladan a [[París]] hasta que el gobierno de [[Pétain]] les retira el permiso de trabajo por ser considerados comunistas peligrosos. En [[1940]] y ante la amenaza alemana, se trasladan a [[Chile]] acompañados por [[Pablo Neruda]].

    A partir de entonces Rafael Alberti vive un largo [[exilio]] que le llevará a Buenos Aires y Roma. No regresa a España hasta [[1977]], después de la muerte del dictador [[Francisco Franco|Franco]]. Ese año es elegido como diputado al Congreso en las listas del [[Partido Comunista de España|Partido Comunista]], pero no tarda en renunciar al escaño porque lo que desea es estar en contacto con el pueblo.[http://www.elpais.com/articulo/ultima/ALBERTI/_RAFAEL/ESPANA/PARTIDO_COMUNISTA_DE_ESPANA/Alberti/dimite/diputado/PCE/elpepiult/19770909elpepiult_1/Tes Alberti dimite como diputado del PCE” · ELPAÍS.com]

    A partir de entonces asiste a recitales, conferencias y homenajes multitudinarios. No consiguió sillón en la Academia, pero obtuvo Alberti el mayor reconocimiento literario, el Cervantes, que se adjudicó en 1983. Antes había sido distinguido con galardones internacionales como el Lenin de la Paz (1965) y el premio Roma de Literatura (1991), además del Nacional de Teatro (1980). Renunció al otro gran galardón de las letras españolas, el Príncipe de Asturias, debido a sus fuertes convicciones republicanas.

    El 28 de octubre de [[1999]] murió en su casa de El Puerto de Santa María, en su pueblo natal. Sus cenizas fueron esparcidas en el mismo mar de su infancia, aquel que cantó en su obra “Marinero en Tierra”.

  21. Marcos González
    1 diciembre, 2010 en 10:32

    Me a gustado
    Poeta y dramaturgo español, nacido en El Puerto de Santa María
    (Cádiz). Inicialmente se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con su
    familia, y en 1924 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por el primer
    libro que publicó, Marinero en tierra. Se trata de una obra de un refinado
    popularismo donde universaliza el mar, que llega a convertirse en un mito. En
    1926, apareció La amante, relato poético de un viaje en automóvil, al que sigue, al
    año siguiente, un nuevo libro de poemas, El alba del alhel

  22. Lucía Jiménez Gómez Limón
    1 diciembre, 2010 en 10:35

    Por expreso deseo del poeta, sus restos mortales fueron incinerados y
    sus cenizas serán devueltas a las aguas de la Bahía de Cádiz, a la que tan
    estrechamente vinculadas han estado su vida y su obra. En el Puerto de
    Santa María, localidad de la que era además alcalde honorario, se declararon
    tres días de luto y se le rindió un homenaje popular.

  23. Miguel Gómez Limón Torres
    1 diciembre, 2010 en 10:38

    También lo que más me gusta de él que le guatan los toros y que le rindieron un homenaje.

  24. marian
    1 diciembre, 2010 en 10:40

    Fue un poeta y dramaturgo español, nacido en El Puerto de Santa María
    (Cádiz). Inicialmente se dedicó a la pintura.

  25. Javier Lopez Iniesta Diaz del Campo
    1 diciembre, 2010 en 10:41

    Poeta y dramaturgo español, nacido en El Puerto de Santa María
    (Cádiz). Inicialmente se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con su
    familia, y en 1924 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por el primer
    libro que publicó, Marinero en tierra.

  26. jesus fernandez
    1 diciembre, 2010 en 10:42

    Lo que me ha gustado de Rafael son sus poemas como el de Marinero en tierra me ha gustado mucho

  27. marian
    1 diciembre, 2010 en 10:43

    En 1924 le conmemoreron con el `Premio Nacional de Literatura por el primer liobro que publicó, que fue “Marinero en tierra”.

  28. José Carranza Bravo
    1 diciembre, 2010 en 10:46

    Lo que más me agustado ha sido inicialmente se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con sufamilia, y en 1924 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por el primerlibro que publicó, Marinero en tierra.

  29. Ruben
    1 diciembre, 2010 en 14:24

    Casi todos los poemas que escribió trataban sobre el mar.

  30. 1 diciembre, 2010 en 14:38

    Este es uno de los poema de Rafael Alberti:
    GALOPE

    Las tierras, las tierras, las tierras de España,
    las grandes, las solas, desiertas llanuras.
    Galopa, caballo cuatralbo,
    jinete del pueblo,
    al sol y a la luna.

    ¡A galopar,
    a galopar,
    hasta enterrarlos en el mar!

    A corazón suenan, resuenan, resuenan
    las tierras de España, en las herraduras.
    Galopa, jinete del pueblo,
    caballo cuatralbo,
    caballo de espuma.

    ¡A galopar,
    a galopar,
    hasta enterrarlos en el mar!

    Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
    que es nadie la muerte si va en tu montura.
    Galopa, caballo cuatralbo,
    jinete del pueblo,
    que la tierra es tuya.

    ¡A galopar,
    a galopar,
    hasta enterrarlos en el mar!

  31. jacinto
    1 diciembre, 2010 en 14:39

    Murio a los 96 años por insuficencia cardiorrespiratoria.Tuvo mas de una mujer.

  32. lucia valverde
    1 diciembre, 2010 en 14:43

    Rafael alberti nacio en nacio en 1902 y murio en 1999.Su ocupacion era Poeta, dramaturgo y prosista.

  33. LARISA
    1 diciembre, 2010 en 14:44

    Me gusta sus poemas, he leído algunos y me encantan.

  34. Nuria Vallejo
    1 diciembre, 2010 en 14:44

    Poeta y dramaturgo español, nacido en El Puerto de Santa María
    (Cádiz). Inicialmente se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con su
    familia, y en 1924 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por el primer
    libro que publicó, Marinero en tierra. Se trata de una obra de un refinado
    popularismo donde universaliza el mar, que llega a convertirse en un mito.

  35. lucia valverde
    1 diciembre, 2010 en 14:45

    DESAHUCIO

    Ángeles malos o buenos,
    que no sé,
    te arrojaron en mi alma.
    Sola,
    sin muebles y sin alcobas,
    deshabitada.
    De rondón, el viento hiere
    las paredes,
    las más finas, vítreas láminas.
    Humedad. Cadenas. Gritos.
    Ráfagas.
    Te pregunto:
    ¿cuándo abandonas la casa,
    dime,
    qué ángeles malos, crueles,
    quieren de nuevo alquilarla?
    Dímelo.

    Rafael Alberti

    Es un poema que me encanta

  36. sheyla reino chorro
    1 diciembre, 2010 en 14:46

    Antonio Machado era para mi un buen escritor, eh visto que nació el 26 de julio de 1.875.
    Fue el sengundo de sus 5 hermanos, se que su padre fue llamado Antonio Machado Álvarez.
    Aparte de ser poeta fue escritor.
    Murio 22 de febrero de 1.939 con 63 años de edad en collioure en Francia.
    Y también se que viajo hasta París en el año 1.899.

  37. erika torres alises
    1 diciembre, 2010 en 18:25

    Paseaba con un dejo de azucena que piensa,
    casi de pájaro que sabe ha de nacer.
    Mirándose sin verse a una luna que le hacía espejo el sueño
    y a un silencio de nieve que le elevaba los pies.
    A un silencio asomada.
    Era anterior al arpa, a la lluvia y a las palabras.
    No sabía.
    Blanca alumna del aire,
    temblaba con las estrellas, con la flor y los árboles.
    Su tallo, su verde talle.
    Con las estrellas mías
    que, ignorantes de todo,
    por cavar dos lagunas en sus ojos
    la ahogaron en dos mares.
    Y recuerdo…
    Nada más: muerta, alejarse.

    SEGUNDO RECUERDO

    … rumor de besos y batir de alas…

  38. cristina garcia consuegra lopez franca
    10 diciembre, 2010 en 10:56

    Lo que más me a gustado de Rafael Alberti es que nació en El Puerto de Santa María
    (Cádiz).

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: